25avo aniversario de ordenación sacerdotal: Padre Rafael Murillo

Friday, Jan. 14, 2022
25avo aniversario de ordenación sacerdotal: Padre Rafael Murillo Photo 1 of 2
padre Rafael A. Murillo Ventura
By Laura Vallejo
Intermountain Catholic

TOOELE — El 14 de diciembre el padre Rafael A. Murillo Ventura celebró su 25 avo aniversario de ordenación sacerdotal.

Nacido y criado en  San Vicente en El Salvador, el Padre Murillo fue ordenado al sacerdocio el 14 de diciembre de 1996 en El Salvador por el Reverendísimo Monseñor José Oscar Barahona Castillo en la Diócesis de San Vicente.

“Uno de los más grandes incentivos que tengo es el saber que uno puede ayudar; que podemos ayudar y ser parte de una familia muy extensa”, dijo el Padre Murillo, quien ingresó al seminario a los 18 años de edad.

Su familia fue un gran apoyo a pesar de que sintieron entre una mezcla de felicidad y tristeza al enterarse de su vocación sacerdotal.

Después de su ordenación su primera asignación fue en Tilobasco Cabañas en El Salvador, en donde ejerció por cerca de 15 meses. Después de eso se fue a Roma para completar estudios avanzados en teología en la Universidad Pontificia Gregoriana.

El padre Murillo tiene una licencia (el aquivalente a una maestría) en teología.

La invitación a Salt Lake nació de sus compañeros sacerdotes salvadoreños quienes se encuentran en Utah.

En el 2013 el padre Murillo aceptó su primer asignación para la Diócesis de Salt Lake City, sirviendo como vicario parroquial temporal en la Iglesia de Saint Francis Xavier en Kearns. De ahí fue enviado a servir como administrador de la Parroquia  de Saint Elizabeth en Richfield, una asignación temporal que terminó siendo permanente. En el 2015 fue designado como párroco de la Iglesia de Notre Dame the Lourdes en el condado de Carbón; y en el 2019 comenzó su servicio como administrador de la parroquia de St. Marguerite en Tooele, posición que sostiene hoy en día.

“En estos 25 años hay mucho que agradecer: Primero a Dios por a verme llamado sin merecerlo; todo es gracia de Dios,” dijo el padre Murillo quien habla español, inglés e italiano.

“Agradezco también a mis padres, al Obispo que me ordenó, amigos, compañeros de estudio y formadores. Todos han sido parte de este proyecto de Dios.”

Como se dice: “La vida es una escuela”, dijo el padre Murillo agregando que es ahí en “donde aprendemos de las buenas y no buenas experiencias. Sobre ellas cre-cemos y desarrollamos nuevas experiencias y habilidades para lo que sigue.”

A lo largo de su camino sacerdotal, el padre Murillo se ha dado cuenta de que los sacedotes son instrumentos para el servicio.

“Nosotros, dentro del ministerio sacerdotal, entendemos que hemos sido elegimos para servir. Eso significa ser elegido, enviado a servir. Ese es el significado del llamado. San Marcos 10, 43-45,” dijo el padre.

La gratitud que ha sentido en este caminar ha ido incrementando conforme pasa el tiempo.

“Como empecé, termino agradeciendo lo que sin merecer he recibido. Creo que nadie merece nada de Dios; todo es gracia de él, y solo Él basta; porque el que a Él tiene, todo lo tiene,” dijo el padre.

Durante los ocho años que el padre ha servido en la Diócesis de Salt Lake City, el padre dijo que el entusiasmo para continuar sirviendo viene del apoyo de sus feligreses, del Obispo Solis y de todo el Pueblo de Dios.

“Me encomiendo a la intercesión de la Virgen y de San José. Amén,” dijo el padre.

Para celebrar su aniversario la comunidad de St. Marguerite lo sorprendió con las Mañanitas interpretadas por el Mariachi.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2022 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.