Considere las prácticas de intercambio éticas mientras realiza sus compras festivas

Friday, Dec. 08, 2017
By Jean Hill
Director, Diocese of Salt Lake City Peace and Justice Commission
De acuerdo con la bandeja de entrada de mi correo
 Electrónico existen siete consejos para evitar el estrés durante la temporada festiva. También existen tres maneras de hacer que las festividades sean más alegres, cinco para elegir el regalo perfecto y 10 maneras de decorar los hogares para las fiestas de esta temporada.
Tengo que admitir que en realidad no acabe de leer el mensaje- ok- ninguno de estos consejos. Puede que el saber cómo hacer el moño perfecto tenga algún valor, pero es mi esperanza que para el Adviento no solo se trate de hacer que mi casa sea la envidia de mi vecindario, o que el intercambio de regalos sea uno legendario, o volverme loca y pretender que podría llegar a tener las habilidades de una buena ama de casa. En su lugar prefiero algo más simple, el vivir mi fe y ayudar a los demás.
Mi equipo de Solidaridad Global en la diócesis dio unos pasos para hacer que esta meta sea posible. Decidimos ofrecer un evento de ventas de intercambio ético para nuestros colegas. Al invitar al personal diocesano a compartir camarería en el almuerzo podemos hacer compras éticas, abriendo así una oportunidad para que todos nos conectemos entre nosotros y a la vez compremos regalos que promueven la dignidad humana de quienes los producen así como de quienes los reciben.
Historias de las condiciones de trabajo peligrosas en las fábricas de ropas, la degradación ambiental y las violaciones de trabajo de niños pro los productores de café y chocolate, la perdida de trabajo sostenible para las personas pobres reavivan las preocupaciones para los Católicos quienes escuchan el llamado de Dios para cuidar al pobre, al vulnerable y a la creación. Podríamos pasar por alto estas preocupaciones pero el Papa Francisco nos invita a comprometernos con los problemas de los más pobres del mundo. Nos dice “es cuando decimos, eso no me concierne’ no es mi problema; es el problema de la sociedad; es cuando  le damos la vuelta  a nuestros hermano o hermana en necesidad, cuando cambiamos el canal tan pronto una pregunta que nos cuestiona sale al aire, cuando crecemos indignados con el mal pero no hacemos nada. Dios no nos pedirá que nos sintamos muy indignados, sino que hagamos el bien.”
Hay tanto bien por hacer, y muchas maneras de ha-cerlo. Una de ellas el ser consumidores conscientes. Antes de comprar una versión hollywoodense de una película de Navidad, consideren una llena de fe que tenga un acercamiento similar. Catholic Relief Services nos brinda unas cuantas preguntas para considerar antes de realizar cualquier compra:
¿Estoy solventando alguna necesidad o algún gusto con mi compra?
¿Me dará este producto la alegría en mi vida o de alguien más?
¿Con mi compra tengo un impacto positivo?
¿Al hacer el producto se hizo un daño irreparable al medioambiente?
¿El producto tendrá una contribución positiva a mi vida y sociedad como un todo?
Estas simples preguntas  nos guían a pensar más profundamente acerca de no solo el por qué estamos realizando una compra, sino sobre el impacto global de nuestras decisiones. Durante la Navidad. CRS y sus socios de intercambios éticos proveen múltiples opciones de regalos a los que puedo decir, “Me importas” y “Los demás también me importan.
El intercambio ético es un simple cambio que podría permitirnos a todos decir que no sentimos indignación, que hicimos algo bueno.
Visite ethicaltrade.crs.org para aprender más acerca de las compras a través de CRS.
Jean Hill es la directora de la Comisión de Paz y Justicia de la Diócesisi Católica de Salt Lake City.
Traducido por: Laura Vallejo
For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2017 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.