El diácono Manuel Trujillo se retira en Noviembre

Friday, Oct. 11, 2019
El diácono Manuel Trujillo se retira en Noviembre + Enlarge
By Laura Vallejo
Intermountain Catholic

LAYTON — Hace 15 años, el diácono  Manuel D. Trujillo comenzó su camino de servicio como diácono permanente para la Iglesia Católica, cuando el 24 de enero del 2004 fue ordenado por el reverendísimo George H. Niederauer, octavo obispo de Salt Lake City.

Ahora a sus 78 años de edad y a partir del 30 de noviembre, el  diácono Trujillo ha tomado la decisión de retirarse del ministerio del diaconado de tiempo completo.

“Ha sido una gran bendición el poder servir al Reino de Dios en la tierra a través de  diaconado y de todos los ministerios en los que he servido a lo largo de los años,” dijo el diácono Trujillo.

A pesar de que en su corazón siempre estuvo presente el llamado al servicio, el llegar a ser diácono fue una lucha interna. Este camino comenzó hace algunos años cuando el diácono ayudaba con los grupos de oración a la Hna. Maria Molina, quien en ese entonces era la directora de la Oficina diocesana del Ministerio Hispano.

“Ella siempre me decía ‘tu nombre sale para ser candidato al diaconado’... Cada oportunidad que tenía me decía esas palabras,” dijo el diácono Trujillo.

Sin embargo, su respuesta siempre era un rotundo ‘No’.

Pero un buen día la Hna. Molina le preguntó ‘pero ¿por qué no? Que tienes en contra de los diáconos.?’

“Yo le respondí que no quería ser la cola, de un sacerdote,” recuerda el diácono Trujillo riendo.

Hasta ese entonces él solo había visto que los diáconos en la Misa  leían el Evangelio y subían para arriba y para abajo en el altar. No tenía idea de todos los ministerios en los que servían a la Iglesia.

A pesar de su repuesta negativa, la Hna. Molina siguió insistiendo hasta que un día fue reasignada y llegó Maria Cruz Gray, quien desde entonces funge como la directora de la Oficina del Ministerio Hispano.

“Ella comenzó a decirme también sobre el diaconado... Una y otra ves,” dijo el diácono Trujillo recordando que finalmente le preguntó qué cuanto le iba a costar ingresar al programa de formación ya que él no tenía dinero.

“Ella me dijo ‘nada’... Seguía un poco renuente, pero acepté ya que quería aprender más sobre la Iglesia para poder servir mejor en los ministerios en los que servía a la comunidad, pero le dije que si después de los cuatro años del programa todavía no estaba seguro no me ordenaría,” dijo el diácono Trujillo.

Conforme el programa de formación transcurría poco a poco el diácono Trujillo se iba dando cuenta de que los diáconos sirven en varios ministerios: ayudan a los enfermos, llevan la comunión a quienes no pueden salir de sus hogares, realizan funerales y bautismos, celebran matrimonios, visitan a los encarcelados... Y varios ministerios más.

“De hecho hacen mucho, así es que decidí que me iba a ordenar,” dijo el diácono Trujillo.

Desde su ordenación ha celebrado más de 800 bautismos y varias bodas y servicios funerales. Ha estado asignado como diácono en las parroquias de  St. Olaf en Bountiful, St. Thomas Aquinas en Logan y en St. Rose of Lima en Layton, en donde ha servido por los últimos años.

Además él ha sido el coordinador diocesano para la cárcel. Hoy en día él se encarga de la cárcel del condado de Davis.

“Durante 16 años una vez a la semana le llevo la Eucaristía a los presos, sirviendo a cerca de 60 personas cada vez,” dijo el diácono Trujillo.

Muchas memorias le vienen a la mente al recordar si ministerio como diácono, pero atesora mucho los encuentros inesperados con las personas, cuando se le acercan y le agradecen el haber visitado a algún familiar en prisión, o porque le ha bautizado a uno de sus hijos o porque los ha casado.

“No tengo palabras para describir el sentimiento de humildad cuando alguien se me acerca y me dice que valora mi servicio. Para mí eso es una gran bendición,” dijo el diácono Trujillo.

A pesar de que se va a retirar, el diácono planea seguir sirviendo en su ministerio conforme a sus capacidades se lo permitan ya que “una vez diácono siempre es uno diácono.”

El Obispo Oscar A. Solis aceptó el retiro del diácono mediante una carta que en parte dice:

“Con el apoyo de tu esposa Dorothy, has servido diligentemente en la viña del Señor desde tu ordenación el 24 de enero del 2004. Te concedo tu solicitud de retiro, y quiero expresarte mi gratitud por los más de 15 años de ministerio activo.”

El diácono Trujillo seguirá sirviendo en la parroquia de St. Rose of Lima y en el misterio de la cárcel de manera semi activa.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.