El Obispo Solis durante la Misa Roja: "Nuestro país necesita de figuras a seguir para llegar a ser buenos y justos ejemplos"

Friday, Oct. 15, 2021
El Obispo Solis durante la Misa Roja: + Enlarge
By Marie Mischel
Intermountain Catholic

Marie Mischel
TRaduccion: Laura Vallejo
Intermountain Catholic
SALT LAKE CITY — Miembros de la profesion legal y las fuerzas armadas se reu-nieron el 8 de octubre en la Catedral de la Magdalena, para la celebración de la Misa Roja , la cual fue presidida por el Obispo Oscar A. Solis.
Concelebrando la Misa estuvieron el reverendo Martin Diaz, Rector de la Catedral y el reverendo Langes Silva, Vicario judicial. El diácono Drew Petersen asistió en la celebración.
La Misa Roja es una antigua tradición en la cual se pide que el Espíritu Santo guíe a todos los miembros de la profesión legal, sin importar sus afiliaciones religiosas; en la Diócesis de Salt Lake City, los miembros de las fuerzas militares también son incluidos en las oraciones. El nombre de Misa Roja proviene de las vestimentas de color rojo que los ministros portaban, las cuales simbolizan las lengiuas de fuego del Espiritu Santo.
La primer Misa Roja  registrada fue celebrada en la Catedral de Paris en 1242; de ahí la celebración se propagó en otros paises. En los Estados Unidos la primer Misa Roja  fue celebrada en 1877 en la Igelsia de San Pedro y San Pablo en Detroit, Michigan.
Conforme el Obispo Solis comenzó su homilía le dio  bienvenida a “los jueces, abogados, profesores de leyes y estudiantes, oficiales y otros oficiales cívicos,” a la Catedral.
“Dedicamos este día a orar por y con ustedes invocando para que Dios nos envíe al Espíritu Santo para que ustedes reciban la bendicion de Sus dones llevando así la sacra responsabilidad de sus oficinas,” dijo el Obispo.
El Obispo continuó señalando que la comunidad local, la nación, y el mundo están pasando por tiempos de retos, con el coronavirus y los efectos tóxicos de la polarizacion y desunión. Las personas en la profesión legal no solo se enfrentan a las dificultades de estos problemas sino también a “cargar los retos que el ejercicio de sus responsabilidades conlleva- dispensando justicia mientars que representan o juzgan a alguien a quien se le impugna un crimen, haciendo valer la ley, o respondiendo a las emergencias y a las llamadas por violencia doméstica, para mantener la paz y el orden en nuestra sociedad.”
La humanidad parece haber perdido la habilidad del diálogo cívico, “como líderes en sus respectivas profesiones y como servidores públicos, nuestro país necesita de sus ejemplos para asentar ejemplos buenos de amor en nuestras comunidades. Comencemos humildemente reconociendo nuestros límites y buscando la ayuda del poder superior, para volver nuestras miradas hacia Dios y para renovar nuestra fe y confianza en El quien es la fuente de sabiduria, conocimiento, entendimiento y va-lentía; El es el pegamento que une a nuestra fragmentada sociedad.”
 El Obispo reconoció que una de las pocas cosas que la comunidad puede hacer para mejorar las dificultades de la comunidad legal es “ofrecer oraciones y expresarles nuestra solidaridad con ustedes como miembros de una comunidad quienes comparten un mismo hogar, así como la aspiración de todos de paz, unidad y armonía en nuestro mundo.”
El Obispo Solis oró para que Dios guíe y protega a quienes realizan la práctica de la ley y la administración de la justicia y la paz.
“Que el Señor les imparta la gracia de la valentía y la fortaleza para ayudarlos a salir del virus mortal de la polarización y desunión a las que nos enfrentamos, mol-deandolos como testigos fieles, como instrumentos de comunión, y como puentes de una mayor unidad para ayudarnos a establecer una nación y una familia que trata a todos con respeto y amor como hermanos y hermanas,” dijo el Obispo.
“Conforme hoy oramos en esta Misa, reciban al Espíritu Santo, para que permanezcan fieles y perseveren como servidores públicos y para que aprendan a seguir lo que el Papa Francisco promueve en su encíclica Fratelli Tutti – una solidaridad global y una amistad social de acuerdo al diseño de Dios para que el amor, la justicia, la unidad y la paz prevalezcan en nuestra nación y en el mundo.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2021 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.