El respeto por la vida Católico engloba toda la vida

Friday, Nov. 26, 2021
El respeto por la vida Católico engloba toda la vida + Enlarge
By Jean Hill
Director, Diocese of Salt Lake City Office of Life, Justice and Peace

Viendo a los grupos en Utah que se describen a sí mismos como pro vida, resulta no tan claro para muchos que su enfoque es muy lejano al de la enseñanza Católica. Mientras que esos grupos pro vida diligentemente se enfocan en la protección de las vidas de los no natos, no  mencionan las muchas otras vidas que la enseñanza Católica incluye en el llamado de la Iglesia al respeto por la vida.
El respeto pro la vida Católico ciertamente incluye el respeto por los no natos, pero también por los inmigrantes que mueren en los desiertos de Arizona o en las aguas del Mediterráneo buscando desesperadamente una mejor vida.
El respeto por la vida Católico también incluye las vidas de las personas  en la sociedad que muchos catalogan ‘sin valor’ tales como las vidas de los indigentes o los drogadictos o de quien ha cometido crímenes atroces.
Respetamos la vida de los enfermos y moribundos, las vidas de quienes luchan contra la depresión, y las vidas de las personas con discapacidades.
En esta época de fuertes criticas políticas, respetamos a las personas con quienes enérgicamente no concordamos. También respetamos las vidas de las personas de todas las razas, etnias, religiones y no religiones, persuasiones políticas o aversiones, géneros, orientaciones se-xuales, y sean cuales sean las etiquetas que los humanos crean para diferenciarse los unos de los otros.
En lugar de poner límite ante una definición de pro vida que se enfoca solo en una sola fase de este, los Católicos mantienen un respeto consistente por la dignidad y santidad de cada vida en cada etapa de la vida. Lo hacemos por algunas de las mismas razones que los grupos provida tienen como por los bebés, ya que reco-nocemos que cada vida tiene el potencial, aun las vidas de quienes parecen estar desperdiciando ese momento tan especial.
Si, el bebé en el útero está totalmente indefenso y lleno de promesas, merece protección y una oportunidad de alcanzar su potencial total. Es verdad que, esa madre merece una mejor opción que el aborto cuando el tener a su bebé parece ser abrumadoramente difícil. Si verdaderamente respetamos la vida, como nación debemos ha-cer más para asegurarnos que, las mujeres embarazadas reciban lo necesario para que sus bebés nazcan y sean criados para ser adultos funcionales. También necesitamos hacer más para sanar el trauma de los asaltos sexua-les a través en parte, de una mejor educación para los jóvenes acerca del valor de las mujeres y del respeto por la vida humana.
 Como Iglesia tanto de y de Jesús como humano y divino, estamos salvador pro la fe y las buenas obras, debemos de no limitar nuestros esfuerzos por el respeto de toda vida. Podemos proteger tanto las vidas de los no natos como las de los ancianos. Podemos apoyar a las mujeres embarazadas así como a los indigentes. Po-demos valorar el potencial total del niño en el vientre además del de los inmigrantes que cruzan las fronteras tratando de logar su potencial completo.
Por hecho cada uno de nosotros no solo tiene la capacidad de sobrellevar los problemas. Debemos discernir cuales son nuestros talentos y pasiones y como los podemos usar. Desafortunadamente algunos Católicos fieles insisten en que todos debemos de ir por el mismo camino, una táctica que en lugar de una fe de/o seria ambos /y . Mientras que  nuestra pasión por un área en particular es necesaria, ningún problema existe por sí solo. Nuestro mundo necesita de personas apasionadas que defiendan todos los cambios a nivel estatal, nacional e internacional si esto conlleva la construcción del Reino de Dios en la tierra.
El ambos/y naturaleza de nuestra fe es una reflexión de las muchas conexiones entre las acciones sociales, políticas, económicas y culturales y en la necesidad de las personas a tener la voluntad de defender en muchos niveles. Los Católicos están profundamente comprometidos con temas de pobreza y esto esta teniendo un  impacto sobre el aborto, ya que los estudios muestran que las finanzas son la razón primaria de la elección de un aborto. Los Católicos que buscan terminar sistemáticamente con el racismo también tendrán un efecto en la pobreza y la justicia criminal., entre otras áreas. Los Católicos pro vida que defienden las necesidades de las mujeres embarazadas harán una fuerte declaración en apoyo no solo de los no natos sino también sobre las familias.
Como católicos somos más que tan solo pro vida,  respetamos la vida. 
Ser pro a algo es la parte fácil, respetar aún las vidas de quien son marcados como no valiosos y asegurarse de que todos tengan el mismo acceso a la vida digna es mucho más difícil y es un llamado de cada bautizado Católico.
Jean Hill es la directora de l Oficina de Vida, Justicia y Paz de la Diócesis de  Salt Lake City’. Puede ser contactada en: jean.hill@dioslc.org.
Traducción Laura Vallejo

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2021 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.