En estos tiempos de crisis las parroquias necesitan de su apoyo económico constante

Friday, Mar. 27, 2020

En el memorándum con fecha del 19 de marzo dirigido al clero y personal diocesano con respecto a las recomendaciones como respuesta a la pandemia del Coronaviris, el Obispo Oscar A. Solis, reconoció que muy probablemente las parroquias se enfrenten a presupuestos escasos ya que, con la cancelación de las Misas públicas, no se están realizando las colectas. El Obispo Solis urgió a las parroquias, si es que no lo han hecho, a establecer donaciones en línea.
La Oficina de Corresponsabilidad y Desarrollo de la  Diócesis de Salt Lake City ha creado un botón especial en la página de su oficina para las donaciones en línea. Karin Hurley, directora de dicha oficina publicó el siguiente mensaje:
“Somos misioneros discípulos, por virtud de nuestro bautismo, estamos llamados a proclamar el Evangelio y a vivir la Misión de Cristo. También estamos llamados a proveer los fondos para la misión de la Iglesia, especialmente en tiempos de crisis. Nuestras parroquias están siendo impactadas de manera innumerable, y se nos a pedido, a nosotros, los fieles de la Diócesis de Salt Lake City, realizar sacrificios espirituales – con la suspensión de la Santa Misa y otras formas de culto público, formación de fe y reuniones parroquiales. Extrañamos la Eucaristía, el coro, la camaradería y los lazos comunitarios. Pero, ahora más que nunca debemos confirmar la Misión y el ministerio de la parroquia.” 
“Somos una familia y nuestras parroquias son nuestros hogares espirituales, sitios de reunión en donde nos encontramos con nuestro Señor y nos preparamos para nuestra eternidad con Cristo. Durante una crisis, nuestras parroquias también funcionan como hospitales de campo asistiendo las necesidades espirituales de las personas, y nuestros párrocos, sacerdotes y personal parroquial están en la línea de fuego. Es importantemente vital que sigamos apoyando financieramente a las parroquias, y es nuestro deber y responsabilidad asegurarnos que permanezcan financieramente viables y equipadas para cumplir con esas necesidades y otras necesidades de los fieles. Esto es posible a través del continuo apoyo financiero de las personas. A través de la generosidad de los feligreses, nuestras parroquias podrán continuar con sus ministerios vitales, cubriendo el mantenimiento y los gastos operativos, compensando a su personal y estando mejor preparados para abordar otras necesidades críticas.
Se nos pide hacer sacrificios espirituales en estos tiempos de necesidad y no debemos olvidar a quienes están trabajando diligentemente a nombre de nuestro bienestar espiritual. Esto es la corresponsabilidad de todos los días. La práctica de estar en oración y ser agradecido, lo cual inevitablemente nos lleva a ser gentiles y generosos. Apoye hoy a su parroquia dando su donativo de ofertorio, registrándose para el ‘online giving’ e su parroquia o visitando   catholicsaltlakecity.com, y dando click al botón de Parish Giving button para realizar su donación.”
De manera similar los Caballeros de Colón de Utah han publicado el siguiente mensaje en su página de Facebook:
“Hermanos, uno de los siete preceptos de la Iglesia Católica es que los fieles Católicos contribuyan con su apoyo material. Con las Misas públicas canceladas, hay un número significativo de personas que no lo están haciendo ya que no están asistiendo a Misa y no están dando sus contribuciones en las canastas de colecta cada semana. Nuestras parroquias tienen muchos gastos fijos. El personal debe de ser remunerado. La luz, agua etc. , deben de ser pagadas. Las hipotecas deben de ser pagadas. Nuevos himnarios deben de ser adquiridos y así…. La reducción de ingresos ha hecho que nuestras parroquias estén realizando un gran esfuerzo para seguir adelante.
Hay dos formas en las que usted puede ayudar. 
Primero enviando un cheque a su parroquia por las colectas de los Domingos que ha perdió y va a perder. Segundo, casi todas las parroquias cuentan con un sistema de depósitos en donde puede realizar contribuciones mensuales. Si aún no lo está haciendo, llame a su oficina parroquial y averigüe cómo y en dónde sucede esto.
Estos son tiempos difíciles para todos. La Iglesia que tanto quiere necesita de su apoyo. Este allí para ella, así como ella está para usted.
¡Viva Jesús!”

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2020 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.