Mensaje de Adviento 2021

Friday, Nov. 26, 2021
Mensaje de Adviento 2021
+ Enlarge
By The Most Rev. Oscar A. Solis
Bishop of Salt Lake City

¡Saludos en la paz y amor de Cristo!
El tiempo de Adviento 2021 marca el comienzo de un nuevo ca-lendario para la Iglesia o de un nuevo año Litúrgico bajo la sombra de la pandemia. La palabra Adviento viene del latin y connota ‘llegada’ en referencia a la llegada de Cristo, en el pasado en el presente y ahora y en el futuro. Este tiempo abarca las siguientes semanas del 28 de noviembre al 24 de diciembre llevando  a la celebración de la Navidad.
El tiempo de Adviento es una temporada de  anticipación alegre para la celebración de la Navidad, el cumpleaños de Cristo, el Emmanuel, ‘Dios vivo’. Reconociendo la existencia de Dios entre una cultura de materialismo que rechaza y elimina Su prescencia en el mundo. Da vuelcos en los los anhelos de nuestros corazones y nos ayuda a prepararnos para lo que esperamos llegará, lo cual es, la salvación de Dios- Sus dones de sanación, reconciliación, alegría y paz. Cristo ya está aquí con nosotros, pero El aún no viene en Gloria, asi que el Adviento nos ayuda a diriguir nuestros corazones, mentes y ser entero hacia la segunda llegada de Cristo, asi como a Su continua prescencia entre nosotros siendo una fuente de esperanza.
Los múltiples retos y preocupaciones de los últimos meses nos han pesado y muchos están distraidos del vivir de la fe y esperanza en Dios. Algunos aún no se han recuperado o se han  ajustado a la ‘nueva normalidad’. El agobiante miedo por la infección del virus hace que algunas personas estén temerosas de particpar en los ministerios parroquiales a pesar de los protocolos del distanciamiento social y la reanufación de las celebraciones diarias y de los domingos de la Santa Misa, asi como de otros Sacramentos. El Adviento nos ayuda a prepararnos espiritualmente para renovar nuetsra fe y nuestra relación con Dios y con nuetros semejantes para que así una vez más nos comprometamos en la vida comunitaria de la Iglesia.
Las lecturas de las semanas entrantes nos advierten evitar el frenetismo de las distracciones comerciales de los días festivos para que as nos podamos enfocar en Cristo. Nos llaman a tener nuestras mentes en silencio, a sacrificar y disciplinar nuetrso corazones para que asi podamos permanecer despiertos, vigilantes en oración, y abiertos para el arrepentimiento, conversión y reconciliación, experimentando así la viva y salvadora presencia de Dios.
El Adviento también nos ofrece la oportuniddad para reflexionar sobre las vidas y los ejemplos importantes de nuestra fe. Desde el mes de diciembre pasado hemos estado celebrandi el Año de San José, proclamado por el Papa Francisco en su Carta Apostólica “Patris Corde” (Con corazón de padre), el cual termina este 8 de diciembre, en la solemnidad de la Fiesta de la Inmaculada Concepción. Una ocasión más de celebración es la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe a celebrarse el 12 de diciembre.
El Papa Francisco ha descrito la relación de José con Jesús como “la sombra terrenal del Padre celestial quien lo cuida y protege.” El es un siervo fiel quien  realiza sacrificios silenciosos por quienes ama. La Santa Virgen María es la epidome de la pureza, oración, obediencia y rendición total ante la voluntad de Dios. Ella ofreció so corazón para que este fuese un lugar de vida para el Hijo de Dios, Jesús nuestro salvador. María se convirtió en el instrumento de la promesa de salvación de Dios, quien  a través de su  decreto “la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.”
Ambos son grandes inspiraciones para que aprendamos a abrir nuestros corazones a la voluntad de Dios y para que permitamos que Cristo viva en nuestros corazones y en el mundo.
Contamos con la gracia de Dios y con todo lo necesario para que espiritualmente celebremos el tiempo de Adviento. 
Esperemos pacientemente la llegada de Cristo llenos de anticipación, alegría y esperanza. 
Oremos, permenezcamos despiertos, mantengámonos vigilantes, y preparémos el camino del Señor.
¡Reciban bendiciones en este tiempo de Adviento !
Traducción: Laura Vallejo

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2021 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.