Nuevas asignaciones en efecto a partir del 28 de julio: Padre David Trujillo

Friday, Jul. 23, 2021
Nuevas asignaciones en efecto a partir del 28 de julio: Padre David Trujillo + Enlarge
Padre David Trujillo

El 28 de julio 10 sacerdotes de la Diócesis Católica de Salt  Lake City asumirán sus nuevas asignaciones como párrocos , administradores o capellanes, en las parroquias designadas. Aquí una breve presentación de cinco de ellos y de sus vidas; los cinco restantes fueron publicados  en la edición del 9 de julio del Intermountain Catholic:

 Padre David Trujillo

El Padre David Trujillo, nació en Murray, fue bautizado en la parroquia Immaculate Conception en Copperton, y creció en el área del Valle de Salt Lake. Asistió a Misa a diario junto a su mamá y su primer llamado al sacerdocio lo sintió a los 14 años de edad. En el 2009 ingresó al seminario Mt. Angel y fue ordenado al sacerdocio el 26 de junio del 2015 en la Catedral de la Magdalena por el Reverendísimo John C. Wester, arzobispo de Santa Fe y noveno Obispo de Salt Lake City.

Después de su ordenación sirvió como vicario parroquial de la iglesia de St. Joseph (Ogden) y en la Iglesia de  St. Thomas More, apoyando en la parroquia de Blessed Sacrament. En el 2016 fue asignado a la parroquia de  Immaculate Conception; el padre también ha servido como capellán del monasterio de las Carmelitas y de la Villa de St. Joseph. A partir del 28 de julio comenzará su nueva asignación como párroco de la Iglesia de  St. James the Just en Ogden.

¿Qué le gustaría que sus nuevos feligreses supieran de usted?

Con respecto a mí me gustaría que los feligreses supieran que soy un ser humano dinámico quien vivió como civil antes de mi discernimiento y de ser sacerdote. Estoy agradecido por las décadas de entrenamiento corporativo y en las artes las cuales me han enseñado el valor de la conexión con la diversidad. Me alegra poder decir que he trabajado con algunas de las mejores personas en la industria. La comunicación respetuosa, confiable es esencial en la edificación de relaciones con una base en la confianza y en la visión. Espero poder llevar estas tan importantes lecciones a mi nueva comunidad junto a un buen sentido del humor y creatividad conforme juntos crecemos como parroquia.

¿Qué espera de esta nueva asignación?

La oportunidad que espero con más anhelo en esta nueva asignación es la oportunidad de un nuevo comienzo. Las transiciones siempre son un reto, pero anhelo un nuevo comienzo para mí y para los feligreses. Realmente me siento bendecido de haber podido servir a nuestros ancianos en St. Joseph Villa y a mí siempre ayudadora comunidad de Immaculate Conception. Esta oportunidad me permitió los dones de la cone-xión humana, del liderazgo y de un ambiente vulnerable pero educativo, aceptando y valorando el espectro de las personalidades bajo un mismo techo en la Villa., creciendo como sacerdote durante el COVID-19, lecciones de sabiduría compartidas con nuestra población de adultos mayores, y simultáneamente desarrollando relaciones inolvidables, profundas y significativas. Las numerosas experiencias de vida compartidas resuenan en mi corazón y lo seguirán haciendo a lo largo de mi formación espiritual. Estoy honrado por la oportunidad de haber servido en la Villa, pero especialmente a nuestro clero de edad madura, a los monjes Trapistas y a las mujeres religiosas.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor reto?

Como sacerdote, mi más grande reto no puede ser medido por una sola situación, personalidad, fechoría, intención o malentendido. Cada día es único y lleno de interrupciones. Me siento bendecido de poder tener la habilidad de ajustarme rápidamente ante diferentes situaciones y a las muchas veces durante el día. Cada encuentro con una persona y con una familia tiene el potencial de ser impredecible. Tal vez mi más grade reto ha sido el reconocer la necesidad para el balance y para hacer cumplir los límites tal y como Jesús enseñó.

Como sacerdote ¿cuál ha sido su experiencia más satisfactoria?

Como sacerdote Católico Romano, la experiencia más satisfactoria se ha reflejado en varias de las experiencias a lo largo de mi ministerio y en retrospectiva reconociendo la guía de Dios. Esos momentos de discernimiento y de refuerzo y servicio son mi validación de que estoy en donde debo de estar.

“Agradezco a Dios quien me ama… el me da las aventuras.” Don Quixote.

Traducción: Laura Vallejo

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2021 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.