Papa: Reverencia por la vida debe determinar uso de energía nuclear

Friday, Nov. 29, 2019
By Catholic News Service

Por Cindy Wooden

TOKIO — Aunque no adoptó la oposición de los obispos japoneses sobre plantas nucleares como suya propia, el Papa Francisco insistió en que el desastre del 2011 en la planta nuclear de Daiichi en Fukushima plantea serias dudas.

“Es importante en momentos como este hacer una pausa y reflexionar sobre quiénes somos y, quizás de manera más crítica, quién queremos ser. ¿Qué tipo de mundo, qué tipo de legado, dejaremos a quienes vendrán después de nosotros?” el Papa dijo el 25 de noviembre durante una reunión con los que sobrevivieron el “triple desastre” de Japón en 2011.

El desastre del 11 de marzo de 2011 causó un efecto dominó de acontecimientos: un poderoso terremoto provocó un tsunami que inundó la planta de energía nuclear y provocó un colapso. Los desastres causaron la muerte de más de 18,000 personas y dejaron a decenas de miles más sin hogar.

Más de ocho años después, unas 50,000 personas aún viven en alojamiento temporal.

En la reunión en Tokio organizada por Cáritas Japón, el Papa Francisco comenzó con una oración en silencio por las víctimas y una oración de acción de gracias por todos aquellos en Japón y en todo el mundo que se apresuraron a ayudar. Pero también repitió un llamado de los sobrevivientes de apoyo continuo e instó a los japoneses, y a todas las personas, a aprender del desastre.

“Nuestros tiempos están tentados a hacer del progreso tecnológico la medida del progreso humano”, dijo el Papa. Pero para sobrevivir, la humanidad necesita una prioridad diferente, “una visión diferente, una que fomente la reverencia por el don de la vida y la solidaridad con nuestros hermanos y hermanas en la única familia humana multiétnica y multicultural”.

Y dijo que “al pensar en el futuro de nuestra casa común, debemos darnos cuenta de que no podemos tomar decisiones puramente egoístas, y que tenemos una gran responsabilidad con las generaciones futuras. En consecuencia, debemos elegir una manera humilde y sobria de la vida que reconoce las realidades urgentes que estamos llamados a enfrentar “.

La gente necesita sentirse segura, dijo el Papa Francisco. “Esto implica, como han enfatizado mis hermanos obispos en Japón, la preocupación por el uso continuo de la energía nuclear; por esta razón, han pedido la abolición de las plantas nucleares”.

Citando a las tres víctimas que hablaron en el evento, dijo que es necesario “encontrar un nuevo camino para el futuro, un camino basado en el respeto por cada persona y por el mundo natural”.

Matsuki Kamoshita le había dicho al Papa Francisco que tenía 8 años cuando ocurrió el desastre; él y su familia fueron evacuados a Tokio, pero ahora el gobierno no les paga la vivienda temporal, dijo.

Aún así, hay mucho miedo, Kamoshita le dijo al Papa: “Me he estado alejando desesperadamente, pero muchas personas se han visto obligadas a regresar al área contaminada. Pero los materiales radiactivos que han caído en todo el este de Japón todavía emiten radiación después de ocho años.

Tomará muchas veces más tiempo después de mi vida para restaurar la tierra y los bosques contaminados”.

Después de hablar, le dio un fuerte abrazo al Papa Francisco y comenzó a llorar. El Papa lo consoló.

El padre canadiense Charles-Aime Bolduc, miembro de la Sociedad de Misiones Extranjeras de Quebec y pastor de una parroquia en Fukushima, también se reunió con el Papa durante el evento. Al parecer, su hermano, el padre Andre Lachapelle, de 76 años, sufrió un ataque al corazón y murió mientras intentaba escapar de las crecientes aguas del tsunami.

 

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.