Sacerdotes continuán su ministerio a pesar de la pandemia del coronavirus

Friday, Mar. 27, 2020
Sacerdotes continuán su ministerio a pesar de la pandemia del coronavirus Photo 1 of 2
El padre Omar Ontiveros orando el Rosario y transmitiendolo en vivo en línea.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic

Taducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — Ya que la celebración de la Misa pública ha sido prohibida, y las reuniones sociales pospuestas por la necesidad de distanciamiento social para parar la propagación del coronavirus, ¿Dónde quedan los sacerdotes?
Utilizando su creatividad para realizar su ministerio, fue la respuesta de los sacerdotes de la Diócesis de Salt Lake City.
Cuando el Obispo Oscar A. Solis, suspendió la celebración pública del culto en el fin de semana del 14 de marzo, varios sacerdotes locales inmediatamente comenzaron a transmitir en vivo las Misas diarias muy la Liturgia dominical o a grabarlas para después transmitirlas en línea. Conforme los días pasaron los demás sacerdotes se unieron a este esfuerzo.
Buscando cumplir con las necesidades de sus feligreses durante estos tiempo de la pandemia del Coronavirus, algunos sacerdotes han ofrecido reflexiones espirituales en línea. El párroco de la Iglesia De St. Ann, el padre Omar Ontiveros transmitió en línea el Rosario mundial con motivo del llamado del Papa Francisco el 18 de marzo. Para el tradicional viacrucis de los viernes de cuaresma, el padre José Barrera Hernández, párroco de la Iglesia de Santa Teresita del Niño Jesús uso su teléfono para video grabar al diácono Stan Stoott en una procesión en inglés en la cual solo participaron el diacono y una persona cargando el crucifijo. Dos horas después el padre Barrera fue quien hizo la procesión en español; ambas fueron posteadas en Facebook. En la parroquia de St. Mary of the Assuption en Park City el padre Christopher Gray comenzó una plática semanal titulada ‘Way of Christ Talk’ seguida de una sesión de preguntas y respuestas bajo el título  “Ask me Anything”.
El ministerio no se ha limitado a transmisiones virtuales, el 22 de marzo, el padre Stephen Tiley, administrador de la parroquia de St. John the Baptist en Draper, realizó confesiones en el drive thru titulado “Meet me at the Jeep”, en el cual el padre se estaciono dentro de su Wrangler en la rotonda del Centro Católico Skaggs y los feligreses manejaron su s vehículos estacionándose al lado para sus confesiones.
El padre Tilley dijo que también esta realizando llamadas personales a sus feligreses, solo para mantenerse en contacto con ellos.
Muchas parroquias permanecen abiertas para oraciones privadas. “En el transcurso del día, cerca de 20 ó 30 personas llegan de pocos en pocos a la Iglesia,” dijo el padre William Wheaton, párroco de la Iglesia de Holy Family en Ogden la cual ha cerrado la capilla de Eucaristía ya que como es muy pequeña, no cumpliría con el distanciamiento social.
El pader Wheaton como muchos padres está ofreciendo dirección spiritual y el sacramento de la Confesión en una manera modificada. En su parroquia el escucha las confesiones detrás de una pantalla en la cual las personas mantienen por lo menos seis pies de distancia entre ellos.
“Y asi realizamos las confesiones, y también tenemos la Exposición del Santísimo Sacramento, para que las personas puedan continuar con estos,” dijo el padre.
Debido a la pandemia el padre no puede visitar a los enfermos en el Hospital Ogden Regional y las muchas casas para personas de la tercera edad ya que estos están cerrados al público para proteger a sus miembros. Sin embargo, el responde a las llamadas si alguien necesita del Viaticum o si es una situación de vida o muerte, dijo el padre agregando que está agradecido pues afortunadamente no ha recibido muchas llamadas de esa naturaleza 
La parroquia de St. Vincent de Paul está en una situación similar. La parroquia tiene a su cuidado 27 centros de cuidados y rehabilitación junto con el hospital St. Mark y el Centro Medico Intermountain. El ministerio a su rebaño siempre ha sido difícil dijo el padre John Norman, pero el coronavirus ha hecho quy esta tarea sea un esfuerzo monumental.
Al principio la parroquia comenzó a recibir llamadas de las varias facilidades al comienzo del mes de marzo, conforme iban siendo puestas en encierro. Llenas de población altamente vulnerable, esta medida fue implementada prontamente y las visitas de ministros de Eucaristía, diáconos sacerdotes y familiares fueron prohibidas.
Sin embargo, “han hecho arreglos para que los sacerdotes y ministerios acudan cuando se está al punto de la muerte,” dijo el padre Norman.
El padre Norman dijo que es así que es importante que los feligreses que tengan que ir al hospital o a otras facilidades de cuidados de salud llamen a la rectoría de la parroquia y les hagan saber s desean la visita de un sacerdote.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2020 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.