Sacerdotes diocesanos se reúnen para orar y reflexionar

Friday, Jun. 15, 2018
Sacerdotes diocesanos se reúnen para orar y reflexionar + Enlarge
El reverendísimo Oscar A. Solis, Obispo de Salt Lake City, dirige unas palabras a los sacerdotes diocesanos durante el retiro para sacerdotes realizado del 4 al 7 de junio en el Homestead Resort.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

Intermountain Catholic

MIDWAY — Un retiro de 4 días, (del 4 al 7 de junio), atrajó a los sacerdotes de la Diócesis Católica de Salt Lake City al Homestead Resort.

 Los temas de fraternidad presbiteral, evangelización, el trabajo del Espíritu Santo y de la solidaridad global estuvieron dentro de los temas discutidos por el maestro del retiro el Obispo Jesús Estévez de la Diócesis de St. Augustine, Florida.

Durante su homilía durante la Misa que concluyo el retiro el Obispo Estévez dijo que estaba acorde que estuvieran celebrando la vigilia de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, el cual también era el día mundial de oración para la santificación de los sacerdotes.

“El sacerdocio es el amor del corazón de Jesús,” dijo el Obispo Estévez citando las palabras de San Juan Vianney, patrón de los sacerdotes. Urgiendo a los reunidos a renovar su asombro y maravilla del Sagrado Corazón, “ya que todos tenemos raíces y estamos cimentados en el amor y la fuerza del amor de Cristo.”

La solemnidad era un recordatorio de que “todos estamos llamados a ver con los amados discípulos y con María la Madre del Señor” junto a la lanza que penetró el costado de Cristo, dijo el Obispo sugiriéndoles que leyeran la reflexión de San Bonaventura sobre el Sagrado Corazón.

El Obispo dijo que San Agustino y otros teólogos vieron que la Iglesia Católica y sus Sacramentos nacieron de la sangre y agua del costado de Cristo.

“Que bendecidos estamos al mirar fijamente en contemplación de que el amor de Cristo es para nosotros y especialmente… que Él nos ha dado el sacerdocio para la Iglesia,” dijo el Obispo Estévez. “El sacerdocio no nos ha sido dado por nuestro propio jubilo o para nuestro engrandecimiento, el sacerdocio nos ha sido dado para el bien de la Iglesia a pesar de nuestra falta de mérito.”

El retiro permitió que los sacerdotes pasaran días en silencio, calma, tranquilidad y fraternidad para transformarse y renovarse en espíritu para así poder seguir adelante y ser la luz del mundo, el obispo dijo.

“Para que podamos ser la luz del mundo debemos de ser empáticos, tener empatía pastoral,” dijo el Obispo Estévez. “Es el cuidado del rebaño del Señor que ha sido dado por su sangre. Y cuidar especialmente de la humanidad que sufre- por los enfermos, por los que están muriendo, pro quienes necesitan consejos, por quienes necesitan esperanza, por quienes están decepcionados, por los adictos, por quienes han perdió la esperanza.”

Al comienzo de la Misa el Obispo Oscar A. Solis le pidió a los sacerdotes que alzaran sus corazones “en espíritu de gratitud, regocijándose por las tremendas bendiciones que han recibido de Dios, por ser miembros del presbiterado de la Iglesia local de la Diócesis de Salt Lake City.”

El Obispo Solis agradeció a Dios por haberles dado unos cuantos días de fraternidad. Haciendo eco de las palabras del mensaje del Obispo Estévez, el Obispo Solis dijo que “ahora es su responsabilidad volver a sus respectivas comunidades parroquiales ..y redistribuir las bendiciones y alegrías que Dios nos ha dado aquí en este retiro… Que las bendiciones de Dios sigan y que las gracias que henos recibido renueven nuestro sacerdocio y sean el fervor para nuestro ministerio que ahora estamos ansiosos, llenos de alegría y entusiasmo, para continuar siendo discípulos misioneros de Cristo.”

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.