Se ordena como diácono transitorio

Friday, Jun. 14, 2019
Se ordena como diácono transitorio + Enlarge
El Obispo Oscar A. Solis impone las manos, al ahora diácono Dominic Sternhagen, durantela Misa ceelbrada en la Catedral de la Magdalena el 7 de junio.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — Durante una Misa especial celebrada el 7 de junio en la Catedral de la Magdalena, el Reverendísimo Oscar A. Solis, Obispo de Salt Lake City ordenó al diaconado a Dominic Sternhagen, un seminarista de la Diócesis de Salt Lake City.

“La Iglesia de Salt Lake City se regocija hoy, de manera particular en el Sacramento de las Santas Ordenes,” dijo el Obispo Solis en sus comentarios iniciales.  El Obispo agregó que los diáconos, sacerdotes y obispos reciben el Sacramentos de las Santas Ordenes para realizar ministerio con el pueblo de Dios, para proclamar la Palabra de Dios y para restaurar la comunión con Dios a través de la oración y los trabajos caritativos.

Concelebrando la Misa estuvieron Monseñor Colin F. Bircumshaw, vicario general; Monseñor J. Terrence Fitzgerald, vicario general emérito; el padre Martin Diaz, rector de la Catedral; el padre Kenneth Vialpando, Asistente Vicario del Clero; el padre Gustavo Vidal y le padre John Evans, dos de los consultores diocesanos y el padre. Joseph Delka, director diocesano de vocaciones; así como otros sacerdotes de la diócesis. También asistieron un gran número de diáconos diocesanos y entre la congregación estuvieron presentes familiares de Sternhagen, sus papas, hermanos, hermanas y abuelos.

La Liturgia de la Palabra consistió en las lecturas de Números 3: 5-9, Actos 6:1-7, y Mateo 20L25-28, las cuales hablan de hombres llamados a apoyar a los sacerdotes y a servir a la comunidad.

Durante su homilía el Obispo Solis habló tanto en inglés como en español al dar la bienvenida a los presenten en la Catedral.

“Nuestros corazones están llenos de gratitud y alegría al celebrar la ordenación de Dominic a la Orden de Diáconos,” dijo el Obispo. Señalando que como se mencionó en las lecturas de Actos de los Apóstoles, los diáconos están llamados a servir a las necesidades de los pobres. “Hoy por la gracia del Espíritu Santo y pro la imposición de las manos, Dominic estas consagrado a una vida de servicio en la Iglesia… para el ministerio de la Palabra, del altar y de la caridad.”

En la lectura del Evangelio Jesús dijo claramente “la grandeza en los ojos de Dios es todo,” dijo el Obispo Solis. Hablándole al diácono quien estaba a punto de ser ordenado le dijo, “tu ministerio es así uno de Cristo, quien llegó no solo a ser servido sino a servir. Tú puedes cumplir con esta responsabilidad con fidelidad y entusiasmo, sin importarte tus intereses personales, sino siempre los de los demás.”

El Obispo también le recomendó anclarse en la comunión con Cristo, “en donde podrás crecer en inspiración y en donde obtendrás la fuerza que necesitas para cumplir con tu misión.”

Los diáconos proclaman el Evangelio, predican y enseñan la fe de la Iglesia y esto requiere constante oración, estudio y reflexión, “y el poder de la inspiración del Espíritu Santo para que así puedas proclamar la Palabra de Dios y no la tuya, para predicar a Cristo y no a ti mismo,” le dijo el Obispo Solis.

El corazón del ministerio del diácono “es manifestar el amor y la preocupación, la compasión y misericordia de Cristo, especialmente entre los más vulnerables: los no natos, los ancianos, los enfermos, los inmigrantes y los refugiados,” dijo el Obispo Solis.

Después de la homilía el candidato al diaconado se postró ante el altar, simbolizando con esto su completa sumisión ante Dios. Después el Obispo Solis le impuso las manos y recitó la Oración de ordenación. El diácono Sternhagen fue envestido con su dalmática y su estola  para que entonces el Obispo le diese el Evangelio.

Durante el resto de la Misa el ahora diácono asistió en el altar.

Después de la Misa el Diácono Sternhagen dijo que cuando estaba postrado ante el altar sintió que “estaba ante Dios… en la tierra y después en su ascenso.”

Al ser ordenado “me llené de alegría, sentí que es en donde pertenezco. No esperaba sentir todo eso. Llegué aquí pensando que es en donde debía estar, pero fue como si Dios me dijera ‘aquí es en donde perteneces’.”

Durante el verano el diácono Sternhagen ha sido asignado para servir en la parroquia de Christ the King en Cedar City. Durante el otoño regresará al Seminario Mount Angel para su último año de estudios. Se espera sea ordenado al sacerdocio el próximo año.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.