Diócesis celebra el Rito de admisión de Candidatos al diaconado

Friday, Feb. 09, 2018
Diócesis celebra el  Rito de admisión de Candidatos al diaconado + Enlarge
Celebrando el Rito de Admisión como Candidatos al diaconado: Jeffery (Mindi) Allen, Parroquia de St. Vincent De Paul; Jeremy (Melissa) Castellano, Parroquia de St. Joseph the Worker; Robert (Rocio) Cowlishaw, Parroquia de St. Francis Xavier; Thomas (Maria) Devereux, Parroquia de St. Mary; Gregory (Teri) Werking, Parroquia de St. Thomas More. Aquí con el Obispo Oscar A. Solis, el; padre Eleazar Silva y el diácono Drew Petersen.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic
Traducido por: Laura Vallejo
Intermountain Catholic
SALT LAKE CITY — Cinco hombres los cuales respondieron al llamado de Dios a server a la Iglesia local como diáconos, celebraron el primer paso formal mediante la celebración del Rito de Admisión de los Candidatos al diaconado realizado el 3 de febrero en la Catedral de la Magdalena.
El Obispo Oscar A. Solis, presidió la Misa, la cual fue concelebrada por Monseñor Colin F. Bircumshaw, Vicario general; Monseñor J. Terrence Fitzgerald, Vicario General Emérito; así como por varios sacerdotes diocesanos. Ayudando se encontraban varios diáconos de la diócesis.
“Estamos hoy reunidos en el espíritu de fe y familia, unidos en la misión de evangelización de nuestra Iglesia local en el estado de Utah,” dijo el Obispo Solis en sus comentarios iniciales, agregando que ese era un día de celebración.
Durante su Homilía, el Obispo enfatizó que el término ‘Diácono’ proviene del griego ‘diakonia’, que significa servicio o ministerio. El ministerio del diácono no es un trabajo de medio tiempo ni una profesión, sino “una misión de servicio que nace del amor a Dios y a nuestros semejantes,” dijo el Obispo citando el plenario de la Sagrada Congregación del Clero.
“Mis queridos amigos, conforme buscan la admisión a la Orden del Diaconado, ustedes ingresan a un proceso de formación orientado hacia el ministerio de servicio, para ser siervos marcados por una vida humilde y altruista ayudando a la construcción del Cuerpo de Cristo. No es acerca de una ambición personal sino de un aprendizaje para ser un servidor de Dios. Jesús los ha llamado a una ética diferente que honra el servicio en lugar del poder. Y un verdadero siervo se sacrificará por el bien de los demás a nombre de Cristo. Él los transforma para que comiencen a vivir bajo las reglas de Su Reino – para ser los últimos y los servidores de todos,” dijo el Obispo.
Urgiendo a que los cinco hombres siguieran el ejemplo de Jesús y buscaran servir en lugar de ser servidos, y que escucharan el consejo que San Pablo dio en la Segunda Lectura de ese día  (Eph 4:1-7, 11-13): les pidió vivir de una manera digna del llamado que recibieron, con humildad, gentileza, paciencia y espíritu de unidad.
El Obispo Solis también les pidió a los candidatos tomar ventaja de la oportunidad de aprender más acerca de las enseñanzas de la Iglesia, y de sacar el mayor provecho de su formación para que así puedan ser socios en la misión de la evangelización.
“Para lograr esto, sean personas de oración con tremendo amor por la Santa Misa, dedicados a la oración durante la Liturgia de las Horas y con una fuerte devoción a Nuestra Santa Madre y a los santos,” dijo el Obispo.
Después de su homilía, los cinco hombres fueron llamados uno por uno, preguntándoles si estaban convencido a cumplir con toda la preparación a tiempo para así estar preparados para asumir el ministerio de la Iglesia y preparados en mente y espíritu para brindar fiel servicio a Cristo a través de la Iglesia. Todas respondieron ‘Si lo estamos’.
Las esposas de los cinco candidatos también fueron llamadas a pasar al frente, preguntándoles si estaban dispuestas a apoyar a sus esposos a seguir el ministerio de la Iglesia. Todas respondieron “Si lo estamos.”
Los hombres ahora continuarán con su formación durante varios años; se contempla que su ordenación será el 2020.
La Diócesis Católica de Salt Lake City ha ordenado diáconos desde 1976, después de que el diaconado fuera restaurado en el mundo después del Concilio Vaticano II.
Desde entonces, “De manera muy significativa, el ministerio de diáconos ha sido aceptado y tiene sus propias expectativas, mas allá de las necesidades de los diáconos de servir en un lugar en donde no hay suficientes sacerdotes,” dijo Monseñor Bircumshaw.
“Estos cinco diáconos, antes que nada, ayudarán a cumplir con el ministerio diaconal alrededor de la diócesis, lo cual se ha convertido en una parte integral de la presencia ministerial de la Iglesia, y conforme los diáconos más adultos necesitan ser relevados. Cada uno brinda sus dones personales al ministerio específico de la- Liturgia, Palabra y Caridad- que son específicos para los diáconos.”
For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.